Un grupo de personas practicando carpooling

Todo sobre el carpooling

Compartiendo un modo de vida sostenible

La elección de la modalidad de transporte puede tener un impacto significativo en la economía, reduciendo o aumentando los costes de desplazamiento, y también en el medio ambiente, disminuyendo o incrementando el tráfico vehicular y las emisiones.

Compartir

¿Qué es hacer carpooling?

El carpooling consiste en que varias personas que se desplazan en la misma dirección compartan un único vehículo para llevar a cabo su trayecto de forma conjunta.

El carpooling se presenta como una solución sostenible y económicamente eficiente en el ámbito de la movilidad compartida. Contribuye a reducir el impacto ambiental y a descongestionar tráfico, al mismo tiempo que promueve la solidaridad y la interacción entre las personas que optan por este tipo de transporte.

Por lo general, el vehículo utilizado en el carpooling pertenece a uno de los participantes, quien actúa como conductor y comparte los asientos disponibles con otros pasajeros. La persona que conduce recibe una contribución económica de los pasajeros para cubrir gastos como combustible y mantenimiento.

El carpooling abarca varias opciones que se adaptan a las preferencias y circunstancias de los participantes. En algunos grupos de carpooling, los conductores se turnan para conducir, mientras que, en otros, un solo participante es el conductor y propietario del vehículo compartido, y los demás pasajeros cubren los gastos.

Una mujer subiendo a un coche con el que realizará carpooling con otros pasajeros

En el ámbito laboral, algunas empresas fomentan el carpooling entre compañeros de trabajo como una modalidad efectiva de movilidad compartida en la que se ofrecen incentivos como estacionamiento preferencial o recompensas financieras.

Además, las plataformas tecnológicas digitales facilitan la organización y coordinación del carpooling, permitiendo que las personas encuentren fácilmente compañeros de viaje y realicen un seguimiento de los gastos compartidos. 

En algunas áreas urbanas, existen servicios de carpooling compartido entre desconocidos, donde los usuarios pueden compartir un viaje con otras personas que se dirigen en una dirección similar. Estos servicios suelen operar a través de plataformas online que permiten a los usuarios conectarse y coordinar sus viajes de la manera que más les convenga.

Beneficios del carpooling

El carpooling destaca como una opción sostenible, que puede resultar económicamente beneficiosa tanto para los usuarios individuales, al reducir sus costes de transporte, como para las empresas, ya que pueden promover una movilidad más eficiente de sus empleados, lo que, en algunos casos, puede traducirse en beneficios como reducción de tráfico y estacionamiento en las instalaciones de la empresa.

Sus beneficios más destacados son:

Joven feliz hablando con una mujer en un coche con la que va a compartir vehículo

Diferencias entre carsharing y carpooling

Ambas opciones comparten el objetivo reducir el número de automóviles en la carretera y mejorar la eficiencia en el uso de los recursos disponibles para la movilidad urbana. La principal diferencia entre carpooling y carsharing radica en la propiedad del vehículo, la forma de organización y los costes asociados.

  1. Propiedad del vehículo

    Carpooling: 
    el vehículo suele pertenecer a uno de los participantes, quien actúa como conductor y comparte los asientos disponibles con otros pasajeros. No siempre involucra a empresas o plataformas de servicios.

    Carsharing:
     no implica la propiedad individual del vehículo. Los usuarios tienen acceso a una flota compartida de coches disponibles para alquilar según sus necesidades.


  2. Duración 

    Carpooling: 
    es perfecto para trayectos cortos y medianos. La duración tiende a ser más limitada y se adapta a las rutas de los participantes.

    Carsharing:
     permite a los usuarios alquilar un vehículo por unas pocas horas o varios días, adaptándose a sus necesidades específicas.


  3. Costes

    Carpooling:
     
    los costes se dividen entre los participantes.

    Carsharing:
     los usuarios pagan una tarifa por el tiempo de uso y, a veces, por la distancia recorrida.


  4. Flexibilidad
    Ambas opciones ofrecen flexibilidad, pero de manera diferente. 

    Carpooling: 
    destaca por su adaptabilidad a rutas concretas y coordinación informal entre los participantes.

    Carsharing: 
    proporciona flexibilidad en la duración del alquiler y acceso a una variedad de opciones de vehículos.

Wible: una iniciativa de movilidad compartida

Wible es una iniciativa de carsharing que opera en la Comunidad de Madrid, resultado de la colaboración entre Kia Motors y Repsol. Esta plataforma destaca por su flota de vehículos eléctricos eficientes.

Wible, especializada en vehículos 100% eléctricos, híbridos e híbridos enchufables, tiene el potencial de contribuir a la reducción de emisiones y promover la movilidad sostenible en áreas urbanas. La plataforma se gestiona a través de una aplicación móvil que facilita la reserva y el uso de los vehículos, ofreciendo a los usuarios flexibilidad, facilidad de contratación y libertad en sus desplazamientos.